1000 días…cuenta atrás entre incoherencias

Ayer la Organización de Naciones Unidas marcó una cuenta atrás: quedaban 1.000 días para que el plazo fijado por la agenda de los Objetivos de Desarrollo del Milenio en el año 2000 venza. Y en esa cuenta atrás, recogemos palabras de Ban Ki Moon, Secretario General de la ONU, en este videomensaje: “los presupuestos no pueden equilibrarse a expensas de los más pobres y vulnerables”. ¿Se lo habrá recordado al Presidente del Gobierno de España en la Reunión de Alto Nivel sobre Hambre, Seguridad Alimentaria y Nutrición que Madrid ha acogido esta semana? Puede que sí, teniendo en cuenta que el compromiso de Mariano Rajoy ha sido “aumentar la dotación de España” en materia de cooperación. Eso sí, “en cuanto la situación lo permita” (económica se entiende). Todo en la misma semana en que hemos conocido que España es el país de la OCDE que más ha recortado su Ayuda Oficial al Desarrollo en 2012, un 49,7% con respecto a 2011. (http://oecdwash.org/viz/oda2012?cr=dac&lg=en). Y así, un día tras otro, sin tiempo para olvidar el tremendo dato, sin tiempo para maquillar las cifras. Simplemente para obviarlas y aprovechar la ocasión para que Rajoy pidiese a la ONU más peso en el Consejo de Seguridad. Esto sí entronca más con el cariz de la distribución presupuestaria que realiza el ejecutivo que, vistos los datos en inversión militar, cuadran mejor con la petición del Presidente Rajoy a Ban Ki Moon.
reunión alto nivel

Esa cuenta atrás ya ha comenzado y hoy quedan 999 días para conseguir, además de otros siete objetivos, que el hambre se reduzca a la mitad en estos 15 años, desde el año 2000 hasta 2015. ¿Alguna diferencia respecto a ayer? Hoy ya no son noticia, ni siquiera ayer lo deberían haber sido cuando, en un ejercicio de pantomima institucional, la conclusión de esta cumbre internacional fue continuar con el compromiso de erradicar el hambre más allá de 2015. No se concretó nada, como la Alianza Española contra la Pobreza, conformada por más de 1.000 organizaciones, pedía en esta carta abierta al Secretario General de la ONU. O sea, que seguirá habiendo hambre, admiten por tanto. ¿No son suficientes 15 años? Quizás. Lo que no es suficiente es el compromiso político, ése que hay que demostrar con números, cifras, dinero invertido año tras año. El compromiso de España es del 0,15% de su Renta Bruta Nacional (unos 1.500 millones de euros, de los que un tercio van a parar a organismos internacionales multilaterales), lejos de la media de la OCDE situado en el 0,39%. Así que ya ni hablamos del compromiso del 0,7% adquirido internacionalmente en los años 70. Sólo Dinamarca, Luxemburgo, Holanda, Noruega, Suecia y este año Reino Unido, según anunció su gobierno, alcanzan o superan esta cifra. España se aleja cada vez más de su obligación como Estado, una obligación ética y de justicia social. En poco más de tres años hemos pasado de ser referencia en materia de cooperación a ocupar los últimos lugares del ránking oficial de la solidaridad de los países más ricos del mundo. Y todo en medio de una opinión pública dividida y egoísta, en la que también se escuda nuestro Gobierno para justificar tamaño recorte al presupuesto en cooperación (un 70% menos desde 2010). Pero en nuestro país también hay más pobres que nunca, gente pasando hambre, gente sin casas y casas sin gente en parte, gracias a las consecuencias de las políticas de la tijera del Gobierno popular de Rajoy. Es para entrar en la locura de verdad. La incoherencia entre lo dicho y lo escrito, entre lo presupuestado y ejecutado, entre lo que vendemos al exterior (la famosa Marca España) y lo que comprobamos con nuestros propios ojos… es más que cara dura. Es un atentado deliberado contra los derechos humanos, es el egoísmo y el individualismo de un sistema económico corrupto que se sustenta a costa del desarrollo e incluso la supervivencia de las personas más vulnerables.

El 0,15% de nuestra Renta Bruta Anual es una limosna de España para los países en desarrollo. Es una bofetada para los 870 millones de personas que sufren desnutrición en el mundo. Todo ello no ha recibido ningún tirón de orejas esta semana, salvo por las organizaciones sociales. Desde Aecos decimos #cooperaSI.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s