Aire limpio para Guinea-Bissau

La juventud de Guinea-Bissau trabaja para construir alternativas de futuro en un país asolado por golpes de Estado –el último fue el 12 de abril de 2012- tensiones políticas, y desajustes económicos. El empoderamiento y la reflexión constructiva son las claves para caminar hacia la transformación total según algunos colectivos, como el Movimento Ação Cidadã, surgidos en el último año para dar respuestas a la indignación popular.

Silvia Arjona Martín/ AECOS

“¡Es vergonzoso, miserable y lamentable que vayamos a cumplir 40 años de independencia y vivamos en un país en el que no podemos soñar!”. A Cadija Mané, socióloga especializada en Derechos Humanos, le tiembla la voz y se le ponen los ojos llorosos cuando explica la situación con la que la población de Guinea-Bissau vive en estos momentos concretos. Sentir las carencias de un país donde los principales servicios básicos, como electricidad y agua potable, faltan continuamente en las casas no es fácil. La indignación por las limitaciones que el Estado ofrece a sus habitantes es evidente: hospitales sin el material técnico y humano suficiente, escuelas sin un profesorado bien formado, carencias alimentarias en las zonas más rurales, violaciones de los derechos de las mujeres, intimidación y falta de libertad de expresión, corrupción, narcotráfico, falta de un sistema de comunicaciones… Todo esto, unido a la transición política en la que está envuelto el país tras el último Golpe de Estado sufrido el 12 de abril de 2012, hace que el día a día sea incómodo y nada fácil para la gran parte de sus 1,6 millones de habitantes.

El Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) sitúa a Guinea-Bissau, un pequeño país localizado entre Senegal y Guinea Conakry, en el puesto 176 de 186 países. Si a esto le sumamos que la esperanza de vida al nacer es de 48 años, que el ingreso nacional bruto per cápita es de 1,042 dólares y que la tasa de abandono escolar en la enseñanza primaria es del 88%, entre otros datos, nos hacemos una ligera idea de cuáles son las condiciones de vida que ofrece. En la capital, Bissau, se aprecian poco estas cifras, a excepción de las calles agujereadas y sin asfaltar, la basura tirada en cualquier esquina -incluso a la vera del mismo Palacio Presidencial-, o la oscuridad absoluta que se apodera de la ciudad en cuanto se pone el sol. Es más en las zonas rurales donde se observan las carencias y donde las dificultades económicas para la alimentación empiezan a ser considerables, sobre todo después de que este año bajasen los precios de la producción de castaña de cajú (anarcado), la fuente de ingreso más importante en este país.

Una de las calles en el centro de Bissau./ S. A.
Una de las calles en el centro de Bissau./ S. A.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), Guinea-Bissau atraviesa en estos momentos, debido a la mala producción agrícola y a la inestabilidad política que vive, una falta de alimentos importante que podría estar afectando a unas 260.000 personas del interior. Es quizás por eso que el Ministro de los Negocios Extranjeros, de Cooperación y de las Comunidades del actual gobierno en transición, Fernando Delfín da Silva, considera como política prioritaria garantizar la seguridad alimentaria. “Desde que comenzamos el ciclo de castaña de cajú, hace muchos años, las personas intercambiaban cajú con arroz. Así, un kilo de arroz era igual a un kilo de cajú. Hoy, por el contrario, con un kilo de arroz compras tres de castaña de cajú, lo que significa que hay un deterioro del cambio, un problema serio para el que necesitamos apoyo”, explica Da Silva desde su gran despacho en el Palacio de Gobierno de Bissau con gesto preocupado y haciendo, de algún modo, un llamamiento a la Comunidad Internacional.

La falta de empresas transformadoras tanto de este producto, que llega a exportar más de 200.000 toneladas en bruto al año, como de otros que ofrece el país es una de las principales causas de las limitaciones para su desarrollo. Da Silva asegura que en la transformación está la clave: “tenemos que transformar nuestros productos agrícolas. Sin eso no tendremos buenas carreteras ni buenas escuelas ni buenos centros hospitalarios ni buenas instituciones públicas. Es urgente cambiar y transformar el modelo económico ya que el que tenemos crea pobreza en lugar de combatirla. Y no es muy difícil. Transformando eso, en cuatro o cinco años Guinea-Bissau podría reducir bastante los índices de pobreza y crear casi 20.000 puestos de trabajo. ¡Y todo sin utilizar una tecnología sofisticada ni complicada!”, exclama convencido de que ése es el cambio que ha de perseguir el país para alcanzar unos niveles de desarrollo humano, económico y social dignos de ser vividos.

Acción ciudadana contra la desconfianza

El 24 de noviembre de 2013 es la fecha prevista para que se realicen elecciones democráticas a la Presidencia de la República, pero esa fecha aún muestra inseguridad y desconfianza entre la ciudadanía. Son pocas personas las que creen que las urnas realizarán su función sin ningún impedimento. Paula Fortes, periodista afrobrasileña con raíces guinenses, se muestra con “un pie atrás” a la espera de lo que pueda pasar. No confía nada en que las cosas cambien, aunque lo desea, pero ve el futuro de su tierra muy incierto por la falta de estabilidad política que le acompaña. Quizás, vivir la guerra de 1998 en la que tuvo que salir de Bissau con 14 años y una bolsa con sus enseres más personales, rápido y directa al puerto en busca del barco que la llevaría hasta Cabo Verde, no le ayuda para ver el futuro con prosperidad. Aquellos acontecimientos los recuerda con mucha tristeza, como la mayor cicatriz de su vida.

Es por ello, y por la vergüenza que aún siente cuando ve que “chatean” su país –refiriéndose al último Golpe de Estado- que comenzó a formar parte del Movimento Ação Cidadã (MAC). Un movimiento creado tras el mismo golpe por un grupo de jóvenes indignados por tantos vaivenes políticos injustos y bajo el lema de “pensar por nuestras propias cabezas y andar con nuestros propios pies”, tal y como el héroe nacional, Amílcar Cabral, predicó en su día . El objetivo era cuestionarse qué estaba pasando y cómo plantear soluciones de marea constructiva “dejando el mundo imaginario”, porque para Fortes hay que diferenciar el mundo de las ideas del mundo de las acciones. “Una cosa es decir que estoy pensando en plantar un árbol y otra cosa es decir yo planté un árbol, es decir, puse una semilla y estoy obligada a regarla todos los días para que la planta no muera”, cuenta para mostrar la importancia del activismo social como medida para lograr el cambio.

La joven periodista también cree que el nivel de reflexión en Guinea-Bissau es “bajo” y que siempre se prefiere recurrir a la ayuda internacional para solucionar los problemas pero “nosotros y nosotras tenemos que ser protagonistas del cambio de nuestro país”, exclama con una mirada segura y alzando la voz en una de las salas de la Liga Guineense dos Direitos Humanos de Bissau, desde donde ahora trabaja.

Cambiar los nombres de algunas calles y cruces de Bissau ha sido una de las acciones reivindicativas del MAC tras el Golpe de Estado./ MAC
Cambiar los nombres de algunas calles y cruces de Bissau ha sido una de las acciones reivindicativas del MAC tras el Golpe de Estado./ MAC

Elizabeth Myrian Fernandes, otra de las integrantes de este movimiento que suele participar en el programa de radio que emiten los domingos, también le parece estar plantando una semilla, sobre todo con los djumbais (palabra criolla utilizada para referirse a una reunión donde las personas pueden expresarse libremente y sin ningún tipo de restricción) que realizan por el interior del país con la juventud guinense. Qué es la transición política y qué esperan de la democracia es una de las preguntas claves de estos encuentros dinámicos y muy participativos cuyo objetivo es empoderar a las y los jóvenes y reflexionar de manera colectiva sobre lo que está sucediendo en Guinea-Bissau.

El último djumbai se realizó en la capital de la región de Biombo, Quinhamel, donde unas 25 personas compartieron los problemas que perciben en su localidad así como la responsabilidad que tienen ante ellos. Amadú Mbalo, de 22 años, aseguraba que el principal problema en esta región es la falta de organización social para hacer frente tanto a las dificultades como a las propias autoridades locales, por la escasez de voluntad política que muestran con la comunidad. Al final del intenso día de debate y discusión estaba convencido de la importancia del djumbai porque “nos ha servido para pensar futuras acciones y unir a más jóvenes con el fin de trabajar más y mejor por nuestra región”, relataba sonriente y orgulloso de la jornada.

Un grupo de jóvenes de Quinhamel particpa en el djumbai organizado por el MAC./ S.A.
Un grupo de jóvenes de Quinhamel particpa en el djumbai organizado por el MAC./ S.A.

Este movimiento, que parte de la base de no tener ninguna organización legal, de contar con una estructura horizontal y de autofinanciar sus actividades, se plantea su rumbo más allá del fin de la transición política, aunque la decisión de cómo hacerlo aún está en el aire. Con la recién invitación para participar en la jornada internacional sobre ciudadanía activa llamada DEEP Global Conference “Building a Global Citizens Movement”, que se celebrará a principios de noviembre en Johannesburgo, donde compartirán su experiencia de activismo social y político, les ha servido para incrementar su fuerza, entusiasmo y ganas para seguir esta lucha. Una lucha que no siempre ha sido fácil – algunas de las personas que lo integran permanecen en el anonimato por las posibles represalias políticas que puedan tener- pero creen que ha de ser constante por la bocanada de aire limpio que aportan al país y porque, con movimientos como éste, se podrían alcanzar muy pronto los sueños de toda Guinea-Bissau.

Advertisements

10 thoughts on “Aire limpio para Guinea-Bissau

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s