“Sigue existiendo poca acción crítica de profesionales de los medios ante la desigualdad de género en televisión”

El libro “La imagen de la mujer en televisión” del comunicador extremeño Luis Miguel López Ortiz arroja luz sobre la igualdad efectiva de género en la comunicación

“Sorprendía que un chico se interesara por investigar un tema como el que aborda el libro”

Elizabeth Masero Visiga / AECOS

DSC03187El uso del lenguaje de manera sexista afianza estereotipos femeninos como la mujer objeto. Es una de las conclusiones a las que ha llegado el comunicador extremeño Luis Miguel López Ortiz en una investigación llevada a cabo al calor del Máster en Gestión de la Información Digital realizado en la Universidad de Extremadura. Una investigación de casi dos años de duración que ha desembocado en la publicación de un libro que pretende contribuir a dar un paso adelante en la igualdad de género, según afirma su autor. Se titula “La imagen de la mujer en televisión. El uso del lenguaje en el reality show ¿Quién quiere casarse con mi hijo?” Luis Miguel López es Licenciado en Comunicación Audiovisual y actualmente es Delegado de programación y producción ajena de Canal Extremadura TV. “Fui totalmente libre para escoger mi línea de investigación y como profesional de la comunicación y como ciudadano creí que había que hacer una labor crítica en este sentido”

¿Por qué analizar un programa como este reality show?

Justo cuando comenzaba la investigación sobre la imagen de la mujer en televisión, empezó a emitirse en televisión la primera edición de ¿Quién quiere casarse con mi hijo? del género reality show que al fin y al cabo es una lupa para la ciudadanía y en cierta manera se refleja la realidad de la sociedad. Además es un formato que llega a las grandes masas de población y un espacio donde se refleja una heterogeneidad de perfiles de mujeres. De hecho después el tiempo ha demostrado que es un formato que ha tenido mucha audiencia, casi un 10% de cuota de pantalla media cada vez que se emitía. Además se han emitido ya tres ediciones y han surgido otros programas similares como Un novio para Corina o ¿Quién quiere casarse con mi madre? que se está emitiendo actualmente.

Tienes formación y amplia experiencia en comunicación audiovisual y en televisión más concretamente pero blancoen cuanto a género, ¿tuviste una formación previa?

Sí. A través de Rocío Blanco Izquierdo, experta en género y de la profesora Elena Galán Fajardo, experta en género y televisión, conseguí empaparme bien de todo lo que suponía el androcentrismo, el uso sexista del lenguaje y conseguí un bagaje sociológico importante. Además leí mucho sobre mujer y cine, feminismo y cine y me sorprendió que hubiera muy poca bibliografía sobre televisión y mujer que es el ámbito en el que me he centrado. La intención siempre fue basarme en la figura de la mujer. Ha llamado la atención que un chico quiera tratar este tema en una investigación.

Imagen del programa. Fuente: Cuatro
Imagen del programa. Fuente: Cuatro

¿Qué otras hipótesis se han confirmado a través de este estudio?

Además de la de que el uso del lenguaje verbal afianza el sexismo lingüístico determinando un rol o estereotipo o trato discriminatorio hacia la mujer, la investigación ha confirmado otras tres hipótesis de las que partíamos.  El uso del lenguaje no verbal también afianza el trato desigual de género entre hombre y mujer resultando siempre desfavorecida la mujer; la emisión de mensajes se realizaban en esferas privativas ante un cámara y redacción, no en esferas públicas y el tipo de producción, edición y realización del formato refuerza la imagen de discriminación de la mujer subordinada al hombre.

¿Cuáles son las conclusiones qué más te han llamado la atención?

La conclusión que más me llamo la atención fue que dentro de este tipo de formato,  en el 48% de los casos las intervenciones de las mujeres se presentaron a sí mismas bajo un rol de mujer objeto. Lo curioso de todo esto es que ese estereotipo se refuerza cuando el mensaje es lanzado también por los hombres, no sólo por las chicas. Además la actitud de los varones en sus intervenciones era en un 14% machista y en un 9% racista, intolerante, intransigente. Las consecuencias de todo ello eran que casi en el 74% de las veces se reforzaba la presencia del género masculino frente al femenino y se otorgaba al masculino lo universal, algo que se sigue dando en la sociedad actualmente.

Dices que el lenguaje no verbal también refuerza esa discriminación, ¿hasta qué nivel de detalle se ha analizado este programa?

Poster A3Sí, se ha analizado tanto el lenguaje verbal como no verbal. No sólo se analiza el lenguaje de las chicas protagonistas jóvenes sino las madres de los chicos, más mayores. Se analiza en principio la dimensión social de las participantes y después los temas tratados a raíz de los mensajes de madres y concursantes y de los chicos hacia las mujeres. También se tiene en cuenta el cargo de las personas que escuchaban,  el contexto,  el tiempo, la actitud con que se decía y por último con ello determinamos los roles o estereotipos que se utilizaban en el programa: mujer-madre, mujer-sensual, mujer-infantil, mujer-complemento, etcétera. En el lenguaje no verbal también se analizó la narrativa del programa, es decir, qué tipos de planos se utilizaban para ellas y ellos, qué técnicas de postproducción, el  posicionamiento del cuerpo. Había diferencias bastante importantes en los tamaños de planos para chicas y chicos. Lo que más me llamaba la atención del programa es la diferencia de género que sigue existiendo y sobre todo que existe muy poca acción y reacción crítica de los y las profesionales de la comunicación. Que esto cambie depende de las personas del ámbito de la comunicación: periodistas, comunicadores y también de los y las profesionales de la educación. Es el problema más grave que yo veo.

En este sentido, ¿qué valor tiene una comunicación inclusiva respecto al género?

Yo creo que es muy importante tanto en el lenguaje verbal y no verbal que todas las personas, cuando tengamos esa capacidad de influir en la sociedad, utilicemos el lenguaje más igualitario hacia la mujer y el hombre por respecto a lo marcado en la Constitución y las leyes también y porque  es lo que nos hace ser libres.

¿Qué le dirías a quiénes están en contra del lenguaje inclusivo?

Que no es una tontería porque como constitucionalmente somos iguales. A veces por ese tipo de lenguaje que utilizamos en un uso sexista reforzamos las diferencias de género. Entonces yo apelaría a quiénes tienen el poder de utilizar el lenguaje, que lo haga de la forma más abierta e inclusiva posible. Si sigues vendiendo que los altos directivos de empresa sólo son hombres y que no hay mujeres futbolistas, esto seguirá siendo así y a través del lenguaje también se puede hacer mucho.  El lenguaje no viene predeterminado y va creciendo día a día y eso depende de cada quién.

¿Qué pasa con la televisión pública y esta comunicación inclusiva?

Si hablamos de lo público debemos  ir a por todas, debemos apostar por la igualdad de género en todos los sentidos.

“El lenguaje inclusivo de género no es una tontería. Por no utilizarlo, reforzamos las desigualdades de género”

¿Es difícil apostar por un lenguaje inclusivo con los límites gráficos que se tienen?

Sí es cierto que hay límites gráficos. Pero también es verdad que cualquier pieza informativa que se desarrolla después puede utilizar sinónimos y comenzar a incluir a ambos géneros. Pero realmente es difícil.

¿Se puede conseguir?

Se puede cambiar todo con trabajo y contando con profesionales que conozcan que eso existe y que lo quieran transmitir. Hay que tener en cuenta que muchos profesionales del medio no saben diferenciar entre sexo y género. Tenemos un problema de bagaje cultural y de formación. Todo viene muy aprendido y posicionado por la tradición que tenemos. Por eso es importante el conocimiento sobre el tema. La forma de luchar contra los roles marcados y los estereotipos es mostrando, enseñando otras realidades en las que la mujer es protagonista.

¿Continuarás trabajando en ello?

Quiero estudiar un doctorado y hacer una tesis sobre productos audiovisuales dirigidos específicamente a mujeres. Hay mucho que profundizar en este tipo de estudios y además son necesarios ya que tenemos una ley de igualdad que los ampara.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s